Los múltiples colores de la turmalina

Se cree que el nombre de la turmalina procede o bien de la palabra “touramalli”, que significa, “piedras de colores mezclados”, que hace referencia a sus múltiples colores en los que se le puede encontrar, o bien de “turamali”, que significa “piedra que atrae las cenizas”, que hace referencia a las características que mencionaremos más adelante.

La turmelina bien podría ser una de las piedras con más colores y con más nombres; los mineralogistas llamaron a esta piedra como palabras como elbaita, tsilasita, dravita, cromodravita, liddicoatita, uvita, schorl, acroita, buergerita, feruvita, foitita, povondraita o rubelita.

En cuanto a sus colores, se le puede encontrar prácticamente en cualquier gama, desde incoloro (acroíta) hasta negro (chorlo), pasando por el marrón o amarillo (dravita), rojo, azul, rosa y verde; prevaleciendo los verdes oscuros y tonalidades rosas en las variedades gemas (elbaítas).

 

turmelina4

 

Las variedades más valiosas son las de color verde más cercano al verde esmeralda (verde Cromo) y la variedad Paraíba, que posee un vivo azul eléctrico (turmalina paraíba). Por otro lado, la variedad más rara es la azul (indigolita). La turmalina roja se llama rubelita, y la verde, verdelita.

Además de esto, hay turmalinas que presentan varios colores en el mismo cristal. Los ejemplares que presentan una simetría radial del rojo (central) al verde (borde externo) se conocen como “turmalina sandía”.

 

turmelina5

 

Curiosamente los primeros europeos no utilizaron el mineral para la joyería, sino que usaban esta piedra para sacar la ceniza por medio de su atracción, pues si se frota la turmalina comienza a electrificarse y a imantarse. Por lo tanto, la piedra en bruto es fácilmente capaz de levantar las cenizas de las pipas. Fue ya hasta más tarde que en Europa se le comenzó a utilizar en joyería.

En los rituales de la antigua India, la turmalina fue usada para indicar la dirección que se debía seguir; también fue reconocida como una piedra que habla, que nos da fuerza, que nos guía en momentos difíciles y que incluso revela quién o qué está causando el problema.

 

turmelina2