La turmalina de Paraíba

De entre todos los miles de colores de la turmalina, la variedad conocida como “turmalina de Paraíba” es una de las más famosas y ha adquirido una cualidad casi mística. Como son más escasas que los diamantes, se han convertido rápidamente en unas de las gemas más raras y buscadas del mundo.

Para poner en perspectiva su escasez, sólo hay una turmalina de Paraiba por cada 10 000 diamantes. Además, son prácticamente desconocidas las turmalinas de Paraiba de Brasil que pesen más de tres quilates. Y tan escasas son las verdaderas turmalinas Paraiba que los brasileños las venden en no menos de cinco cifras por quilate.

 

2

 

Esta piedra fue descubierta en la década de 1980 por Heitor Dimas Barbosa, quien pasó seis años excavando en las colinas del estado brasileño de Paraíba. Tenía el presentimiento de que iba a encontrar algo especial, y fue finalmente en el año 1987 cuando las encontró.

En Brasil pueden ser encontrados casi todos los matices de la turmalina, pero ninguno tiene el brillo intenso que distingue a la turmalina Paraiba. Estas piedras incandescentes son incluso llamadas “Neon”, debido a su color azul turquesa intenso con destellos verdes y el brillo eléctrico interno. Este color no es comparable con ninguna otra piedra y se debe a su alta concentración de cobre.