Tlaltecuhtli y el inicio del mundo

En la mitología azteca, cuando el cosmos renació para dar vida a los nuevos hombres, una hambrienta criatura-diosa llamada Tlaltecuhtli flotaba en las aguas originales. Entonces los dioses Quetzalcóatl y Tezcatlipoca se transformaron en serpientes para dividir a la criatura en dos: con una mitad hicieron la Tierra y con la otra hicieron los cielos; con sus cabellos dieron origen a los árboles y con su piel a las flores; los ojos se volvieron fosos, cuevas y manantiales; de la nariz nacieron las montañas.

 

Tlaltecuhtli-02

 

Sin embargo, a pesar de esto, el hambre de Tlaltecuhtli no encontró su final, por el contrario, perdura hasta nuestros días, basta con mirar por la ventana para ver cómo la criatura devora el Sol por la tarde y, unas horas después, da a luz cuando amanece.