Piedra maravilla: el topacio

Se creía que curaba enfermedades, detenía las hemorragias, el asma y las quemaduras. En Grecia se pensaba que daba fuerza a los guerreros y que cambiaba de color para prevenir el envenenamiento. Incluso, en una corona europea se confundió a la más famosa de estas piedras con un diamante. Todas estas propiedades (sólo comparables con las del aguacate y la uña de gato) pertenecen a una sola piedra: el topacio.

Este mineral fue del gusto de los zares y sólo ellos podían portarlo. Se trata, sin duda, de una de las piedras más hermosas del mundo y que, contrario a la creencia popular, los hay en diversos colores.

Sus propiedades médicas, místicas y mágicas tal vez sean cuestionables, pero no su valor nominal ni la belleza inherente que lo caracteriza. Para muestra, basta un topacio:

anillo topacio