Labradorita: mística y curativa

La labradorita lleva este nombre por haber sido encontrada en la península del Labrador, Canadá. Hasta el día de hoy es uno de los lugares donde se encuentra en mayor cantidad, junto con Rusia y la península escandinava. También se le ha llamado espectrolita, por su característica iridiscencia, o bien, carnatita, mauilita, radauita y silicita.

Mientras giramos este mineral podemos observar su rango de colores: azules, violetas, verdes, amarillos, naranjas, etcétera. A veces todos juntos, a veces en ramilletes de finas líneas alargadas.

Aretes Labradorita Hindú

En la vida cotidiana, la labradorita se utiliza para fabricar cerámicas, materiales refractarios y esmaltes, además se emplea como revestimiento ornamental para las paredes.

En un ámbito místico, a la labradorita se le ha utilizado como reguladora de las energías internas, de los chacras (sobre todo el del corazón, el del tercer ojo y el de la corona), de las intuiciones, de la inspiración, de la meditación, etcétera.

Aretes Labradorita y Topacio Azul

La labradorita es una piedra lunar, mística y enigmática, muy afín a la energía femenina. De hecho, se dice que era la piedra de Merlín y de Morgana. Puede aliviar los dolores de la menstruación y regular los ciclos hormonales si se sitúa sobre el ombligo o la zona pélvica.

Aretes Labradorita