La piedra de color del mar Caribe: el larimar

En 1974 en una playa de Barahona, República Dominicana, dos hombres encontraron una piedra de un color tan azul como el del agua del mar Caribe. La historia cuenta que uno de ellos, Miguel Méndez, nombró al larimar como una unión de dos palabras: Larissa, el nombre de su hija, y mar, porque el color de la piedra.

Posteriormente, se llevó a cabo una excursión para averiguar de dónde provenían las rocas que habías sido arrastradas hasta la costa. Así, se redescubrió una mina que hoy se conoce como Los Chupaderos y que ya había sido encontrada en 1916.

Dije Larimar y Amatista

Hoy sabemos que el larimar sólo se encuentra en República Dominicana y es una rara variedad de pectolita, pues ninguna otra de las variedades posee esa coloración azul celeste.

La gama de colores del larimar va del blanco a distintos tonos de azul. Y la calidad de la piedra depende de esta coloración: las blancas son de baja calidad, mientras que las gemas que van entre azul cielo y azul volcánico son las utilizadas por las joyerías de alta calidad. Las coloraciones verdosas no tienen una buena recepción a menos que sean de un verde muy intenso. Si la piedra presenta trazos rojizos, esto indica la presencia de hierro.