El peridoto: belleza verde que mil veces se ha confundido con la esmeralda

El peridoto es una de las pocas piedras preciosas a las que sólo se les encuentra en un color. En este caso, es gracias al hierro que se da ese color verde tan particular: con un leve toque de dorado. La intensidad de su color dependerá de la cantidad de hierro que contenga la piedra. Esto la hará variar desde concentraciones más amarillezcas hasta otras más cercanas a la oliva. Por ello, el peridoto también recibe el nombre de goldstone (“piedra de oro”) u olivino.

Históricamente el yacimiento más importante de peridoto —que fue explotado por 3500 años, luego abandonado por varios siglos y de nuevo redescubierto en 1900— se encuentra en el Mar Rojo, al este de Egipto. Hoy los yacimientos más importantes están en Pakistán, Myanmar y Vietnam. Y los más importantes de América están en Brasil, México, Arizona y Hawái.

 

Anillo Tres Peridotos #6

 

Se cuenta que el peridoto fue la piedra favorita de Cleopatra. Los Cruzados lo llevaron a Europa Central, donde fue parte de muchas iglesias medievales, como la Catedral de Colonia. También se dice que Napoleón utilizó el peridoto para prometer su amor eterno a la emperatriz Josefina.

Su coeficiente de dureza se encuentra entre 6.5 y 7 en la escala de Mohs.

Sus características son tales que a lo largo de la historia de la humanidad se le ha confundido con esmeraldas u otras piedras preciosas. De hecho muchas “esmeraldas” de importantes tesoros son realmente peridotos.

 

Dije Prehnita y Peridoto