El ónix es uno de los grandes orgullos de México

 

El atractivo de sus tonalidades y la calidad de su pulido hacen al ónix una de las piedras consentidas para la joyería y los artículos de decoración.

Aretes Ónix

Desde los tiempos de la segunda dinastía en Egipto, ya se utilizaba para confeccionar vasijas y otros utensilios. También en Grecia, en la Creta Minoica, en Cnosos y en Roma se trabajaba el ónix. Durante los años 1920 y 1930, se utilizó en Brasil para la arquitectura y para esculturas decó.

Aretes Onix Verde

 

Su nombre, ónix u ónice, proviene del griego onyx, “uña”. Y es que, cuando vemos un ónix de color natural, debido a sus capas, da la impresión de que es la uña de un pie o una mano. Tanto la ágata como el ónix son variedades de calcedonia que sólo se diferencias por la forma de sus capas: las bandas del ágata son curvas y las del ónix son paralelas.

Pulsera Turquesa, Jade y Ónix

 

Los colores de las bandas del ónix van del blanco a casi cualquier color, excepto el púrpura y el azul. Quizá el ónix negro es la variedad más famosa. El origen del ónix se debe a la acumulación de gases volcánicos. Está compuesto por sílice (óxido de silicio, SiO2). Su dureza en la escala de Mohs es 6.5 o 7.

Collar tres Jades y Turquesa

 

El mayor productor mundial de ónix es México, de hecho, el yacimiento más grande de América, se encuentra en la Comarca Lagunera, en el estado de Durango. Los otros grandes productores de ónix son: Argentina, Uruguay, Brasil, Canadá, Australia, China, República Checa, Alemania, Madagascar, India, Irán, Pakistán y Turquía.

Aretes Ónix Verde