La orfebrería fue practicada por las culturas más antiguas del Medio Oriente y del Mediterráneo que dieron origen al arte mesopotámico y la escultura mesopotámica, así como de Egipto y más tarde el arte minoico. Incluso los menos sofisticados estilos de arte hitita y el arte asirio tenían como tradición el trabajo en oro. Las minas de oro en Egipto, Nubia y Arabia Saudita fueron los principales proveedores del metal precioso. La orfebrería, una vez establecida en la antigua Grecia y en todo el Mar Negro, se extendió hacia el oeste de Europa central y al occidental mediante la migración de tribus celtas, cuyos herreros fueron reconocidos por sus fraguas móviles y habilidades para trabajar los metales. (Ver artículo sobre la cultura Hallstatt y el arte celta). Al mismo tiempo, el arte etrusco en Italia se estaba convirtiendo en famoso por los artefactos de oro de sus tumbas. Los romanos también eran activos en la orfebrería, y fueron importantes, debido a sus innovaciones en la metalurgia: nuevas técnicas para la extracción de oro a gran escala se desarrollaron mediante la introducción de métodos de minería hidráulica, sobre todo en España y los Balcanes.

El surgimiento del cristianismo aumentó significativamente la demanda de artículos de oro, para las necesidades devocionales y eclesiásticas, y durante la Edad Media, los monasterios de Irlanda, y el norte de Inglaterra fueron allanados en varias ocasiones por merodeadores vikingos en busca de objetos de oro y piedras preciosas, utilizados en la fabricación de manuscritos iluminados por artistas-monjes. En Constantinopla, centro del imperio romano de Oriente crea su propio estilo con los principios cristianos de arte, orfebres y mosaiquistas fueron famosos por sus obras en oro y su multicolor arte del mosaico. (obras encontradas en Etiopía, trabajo decorativo de cobre en el célebre Evangelio de Garima (390 hasta 660) el más antiguo texto evangélico iluminado del mundo. Como la cultura europea occidental recuperó su fuerza durante época del arte carolingio (c.750-900) y su sucesor el arte otoniano (c.900-1050). Otra escuela influyente fue la escuela del Mosa, que se creó en el área de Lieja y el monasterio benedictino de Stavelot. Los miembros principales de esta escuela incluyen a Godefroid de Claire (desde 1.100 hasta 1.173) y a Nicolás de Verdún (c.1156-1232).

El uso del oro para los objetos religiosos y seculares se convirtieron en un fenómeno mundial, y orfebres estaban constantemente en demanda, en tiempos de prosperidad , fueron comisionados para producir un conjunto cada vez más amplio de objetos preciosos, y en los momentos de dificultades extremas, los objetos eran fundidos para transformarlos en monedas.

(Commenting: OFF)

El ejemplo más antiguo de granulación es de 2500 a.C. El descubrimiento se hizo en la tumba de la reina  Pu-Abi Ur, también llamada Shubad por una errónea interpretación de su descubridor Charles Leonard Woolley,  excavación hecha por su equipo, a 1800 tumbas en el «Cementerio Real de Ur» entre 1922 y 1934 en una  ciudad en Sumeria, que habría estado al noroeste de Basora, Irak.

Sumeria era una zona  de Babilonia. El arte de la  granulación en estos lugares es de carácter muy inicial o incipiente, lo que nos hace  pensar que los sumerios fueron experimentando con este proceso paulatinamente y haciéndolo cada vez perfeccionado. Teniendo en cuenta esto y el hecho de que todos sus metales tuvieron que haber sido importados, los sumerios eran muy expertos  en el trabajo con el oro y la plata. Se cree que la técnica de los orfebres sumerios  se extiende por el oeste de Asia, luego hacia el norte,  hasta el Mediterráneo, para situarse en  Turquía, luego hacia el oeste a Grecia y Creta, aunque la granulación fue  utilizada primero por los sumerios, fueron también los etruscos los que realmente explotaron y desarrollaron a fondo todas  las posibilidades de la técnica. La joyería etrusca consta de  dos fases: edad  temprana etrusca (del séptimo al quinto siglos a.C.) y tardío etrusco (de 400 a.C.  al 250 a.C.). Durante la primera fase, los etruscos sobresalen en la granulación. No sólo lo utilizan en la formación de patrones, sino también para ilustrar escenas completas.

Las joyas de este período eran simples, incorporando grandes zonas de oro en hojas o láminas,  sin ornamentación y sólo escasamente decoradas con piedras preciosas.

La granulación en la joyería se puede definir simplemente como la unión de muy pequeñas esferas o gránulos de metal a otra superficie de metal en un patrón. Estas esferas se pueden colocar individualmente, en grupos pequeños o como una cubierta sobre un área grande. Los tipos de joyas con granulación varían de finas piezas de oro de alto quilate de la joyería tradicional de plata y latón. A los efectos de este artículo, la atención se centra en la joyería de oro fino.

Los métodos utilizados para lograr la granulación varían considerablemente. En algunos ejemplos, la 

soldadura convencional se aplica para lograr la unión. Esto se puede ver con una lupa, como las soldaduras van quedando alrededor de la base de la esfera, dándole una apariencia ligeramente de pequeña columna. En los ejemplos más finos de granulado en joyería, las pequeñas esferas se fijan al sustrato de metal sólo en su punto de contacto.

La civilización etrusca es una especie de signo de interrogación en la actualidad. Aparte de joyas individuales que se encuentran en las tumbas etruscas, no existe un registro alguno para mostrar cómo esta cultura relativamente primitiva podía hacer estas piezas tan delicadas e intrincadas. Algunos de estos artículos están hechos de chapa de oro repujado, de menos de una pulgada cuadrada, que representan deidades aladas, leones o las caras de las mujeres, detalles de alas, como una crin de pelo.

Durante siglos, los estudiosos y los metalúrgicos estaban desconcertados en sus esfuerzos por descubrir el secreto de los etruscos para lograr la granulación sin uso evidente de la soldadura. Aparte de las dificultades técnicas de realizar la unión física entre los granos y la hoja de metal, los etruscos utilizan gránulos muy pequeños (0,14 mm en lugar de granos 2mm usados ​​por los sumerios,  1.1 a 0.4mm granos utilizados por los troyanos y granos 0.25mm utilizado por los griegos). Algunas joyas etruscas parecen ser espolvoreadas con diminutas cuentas de oro y  otras dispuestas en patrones ordenados. Cada gránulo mantiene su propia integridad, el metal no fluye a su alrededor, sin embargo, está fusionado con seguridad a la parte de inferior de metal.

(Commenting: OFF)

Como la mayoría de los descubrimientos, este también fue accidental. Cientos de joyas de oro con incrustaciones de esmeraldas se camuflaron desde el siglo XVIII con las aguas turquesa del Caribe mexicano y gracias a un magnetómetro portátil fueron encontradas en el año 2014 por el doctor Roberto Junco Sánchez.

Este descubrimiento fue revelado recientemente por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) a través de un comunicado en el que afirman que este tesoro compuesto de 321 piezas formó parte de un cargamento de joyas que nunca llegó a su destino. Además, indicaron que la mayor parte de ellas posiblemente fueron elaboradas en Oaxaca y que las incrustaciones en esmeraldas proceden de Colombia.

Las investigaciones indican que las joyas pudieron haber sido para aumentar la riqueza de los españoles, pero que tras hundirse el barco en el que eran transportadas, se esparcieron por los arrecifes que componen el Caribe mexicano. Este es un descubrimiento sin precedentes en la arqueología subacuática en nuestro país.

Pero, ¿por qué esperar tanto tiempo para revelarlo?

Roberto Junco, quien también es titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS), realizaba un trabajo de campo cuando encontró con un magnetómetro una cuenta de oro de un rosario además de varias monedas de plata. Inicialmente, ellos iban a delimitar un pedazo de un barco hundido hace mucho tiempo, pero no se esperaban los sonidos que emitió el magnetómetro en las aguas de Yucatán.Las autoridades del SAS regresaron un año después, en 2015, para pasar las características del arrecife a un plano y poder explorar de una mejor manera el lugar. Ahí fue cuando se dieron cuenta que lo que había sumergido en las aguas turquesas eran 321 piezas de oro, entre anillos, mondadientes, mancuernillas, relicarios, entre otras piezas.

Fue revelado hasta este 2018 debido a que las investigaciones y el análisis de cada una de las piezas para saber su procedencia sigue en pie. El informe quedó asentado como un hallazgo de 321 piezas de oro de las cuales 83 son anillos, 15 mondadientes, 12 anillos de oro con esmeraldas, un par de hebillas, tres botones, 141 cuentas de rosario, 11 rosarios incompletos, tres broches con esmeraldas, nueve medallas, siete cruces, dos cruces con esmeraldas, cinco medallones, tres mancuernillas y dos flores entre elementos intermedios.

¿Por qué es tan importante este descubrimiento?Desde hace 40 años no había sido encontrado algún cargamento con este tipo de joyas. El pescador Raúl Hurtado Hernández descubrió en aquel entonces unos lingotes de oro y joyería prehispánica que habían estado ocultos en un galeón español durante 400 años, en el puerto de Veracruz.

¿A dónde va a parar este tesoro?

Lejos de sacar algún beneficio económico con ellos, Junco Sánchez indicó que «el principal interés es la información que estos materiales han proporcionado sobre ciertos aspectos de la sociedad hispana del siglo XVIII, entre ellos la intensa actividad comercial que se daba entre los virreinatos de la Corona española».Las piezas están a la vista del público en el Museo de Arqueología Subacuática, en Campeche. Roberto Junco además indicó que el navío en donde fueron encontradas estas piezas de oro fue llamado “Ancla Macuca”, en honor a las primeras monedas que encontró con su magnetómetro.

(Commenting: OFF)

Con su característico color azul ultramar y reflejos dorados, el lapislázuli es una gema muy apreciada en joyería desde tiempos muy remotos. De hecho, su mismo nombre encierra su antigüedad e importancia: proviene del latín lapis, ‘piedra’, y del árabe clásico lāzaward, que a su vez se origina del persa lağvard o lažvard, derivado del sánscrito rājāvarta, ‘rizo de rey’.

El lapislázuli se compone por los minerales lazurita, silicato cálcico complejo (el cual le otorga su característico color azul) wollastonita y calcita (que producen el veteado gris y blanquecino) y pirita (responsables de los reflejos dorados). Su dureza es de 5.5 en la escala de Mohs.

 

lapissuite

 

Casi todo el lapislázuli utilizado en la antigüedad en Eurasia procedía de las minas de Afganistán, las cuales son explotadas hasta el día de hoy todavía con procedimientos similares a los que se utilizaban hace miles de años. Además, hay otros depósitos en Alemania, Angola, Canadá, Chile, Estados Unidos, Birmania, Pakistán y Rusia.

 

lapis_lazuli_4

 

En el antiguo Egipto se consideraba el lapislázuli una piedra muy importante y preciada. Se adornaba con ella los escarabajos sagrados o las máscaras funerarias. También se utilizaba en forma de polvo con fines medicinales.
museo-prado-lapislazuli

 

Este polvo del mineral, la azurita o lazurita, proporciona un pigmento azul, el azul ultramar. Éste lo usaban en la Edad Media los pintores o para teñir telas. Más tarde, durante el Renacimiento fue muy buscado entre los pintores de Europa y América por su estabilidad y permanencia de color. Leonardo da Vinci, Alberto Durero y Fra Angélico fueron algunos de los pintores que lo utilizaban y que provocaron que al polvo de lapislázuli se le conociera como «oro azul».

En aquella época, su precio era más de cuatro veces el precio del oro. Además, fue usado en la decoración de muebles para conferirles valor, algunos de los cuales pueden observarse en grandes museos como El Prado (Madrid, España), el Castillo Sforzesco (Milán, Italia) o el Louvre (París, Francia). Asimismo, los reyes de Francia de los siglos XII y XIII pusieron de moda vestimentas teñidas en color azul, extraído de esta piedra.

En la actualidad se sigue empleando en la creación de joyería, especialmente en Chile, que se exporta en grandes cantidades a Europa y Estados Unidos.

 

(Commenting: OFF)

Al jaspe a veces se le considera mineral, a veces roca, debido a su origen sedimentario o volcánico; contiene de 80% a 95% de sílice; a menudo se le clasifica junto con el cuarzo, pero también puede contener barro.

Aretes jaspe sedimento marino y granates

Esta variabilidad hace difícil su identificación, pero también le proporciona una enorme gama de colores: rojo, amarillo, marrón, verde, negro, etcétera, pasando por múltiples tipos de manchas y patrones que pueden ser incluso verdes sobre fondo rojo.

Pulsera Turquesas y Jaspe

Por algo su nombre significa “piedra moteada”, del viejo francés jaspre, que a su vez proviene de palabras mucho más antiguas, pues en muchas de las primeras lenguas (como latín, griego, acadio y otras lenguas hebreas) existe un término para esta piedra.

Dije Jaspe y Amatista

Fue parte importante de las primeras civilizaciones como piedra ornamental, pero también para fabricar utensilios como vasijas, jarrones o incluso hasta partes de armas.

(Commenting: OFF)

Los Wixáricas o Huicholes son indígenas que han vivido por lo menos desde hace cinco siglos en las zonas cercanas a San Luis Potosí, Nayarit, Zacatecas y diversas localidades de la región.

Colores Huicholes

El arte Huichol más conocido es el trabajo con abalorios, que desarrollan en pulseras, collares, ropa y elementos decorativos; los diseños que ocupan son tan diversos como las piezas que, aunque pueden compartir diseños similares, pocas veces son iguales unas con las otras.
B

Los Huicholes tienen una mitología elaborada y compleja, acostumbran bailar y beber Nawa, una bebida derivada del maíz. En sus ritos se incluye el peyote y tienen una conexión profunda con la Tierra, el Sol y la espiritualidad.

Aretes Sol Wixarika

En Colibrí Orfebres celebramos la diversidad y adoptamos los elementos que los habitantes más antiguos de nuestros hogares nos han enseñado.

 

(Commenting: OFF)

Tres milenios aguardó la máscara de Tutankamon para volver a ser vista por los ojos humanos. Bajo la única tumba de Egipto que no fue saqueada, un laberinto de túneles, paredes secretas, puertas ocultas y tres sarcófagos, la máscara aguardó con paciencia aquel 28 de octubre de 1925

14

Howard Carter, a quien se le atribuye el descubrimiento de la cámara mortuoria y la develación del sarcófago, escribió en su diario: «Plácida y hermosa, era la momia de un joven rey prolijamente envuelto, llevaba una máscara de oro, y en ella estaba una expresión tranquila, que simbolizaba a Osiris».

La máscara, además de oro, tiene lapislázuli, que rodea los ojos; éstos son de quarzo; las pupilas son de obsidiana, cornalina y turquesa.

(Commenting: OFF)

 

La orfebrería es tan antigua como la sociedad misma, si bien todo comenzó cuando los metales comenzaron a golpearse con una piedra, las fundiciones, hornos y técnicas llegarían muchos siglos y milenios después.

1La filigrana es una técnica que puede rastrearse hasta las primeras civilizaciones; consiste en usar finos hilos de metal y, a partir de ellos, tejer entramados complejos. Su grado de belleza dependerá del maestro artesano; entre los trabajos más famosos destacan los árabes, que tejían hilos de oro a las telas con diseños geométricos.

3

Casi todas grandes gobernantes usaron esta técnica para ornar sus palacios, alabar a sus dioses y agregar a sus vestimentas; en la actualidad ya no está reservada sólo para los reyes y la aristocracia, y puede encontrársele en bellísimos aretes y arracadas.

(Commenting: OFF)

La calcedonia es una variedad del cuarzo que en realidad engloba a muchas piedras semipreciosas. A diferencia de éste, la calcedonia se caracteriza por tener microporos que permiten su coloración natural y artificial.

 

Cornaline20st

 

Las variantes más conocidas de la calcedonia son la propia piedra tintada de azul; la cornalina, que tiene tonos rojizos; el heliotropo, que es verde y rojo debido al hierro; y las ágatas, que pueden llegar a ser transparentes.

Por su dureza e increíble variedad de colores son ampliamente usadas en la joyería, y desde tiempos del imperio romano han sido llevadas como camafeos, broches y pendientes.

(Commenting: OFF)

 

En 1969, Seiko, uno de los gigantes de la industria japonesa, sacó al mercado el reloj Quartz-Astron 35SQ, que decía ser más preciso del mundo, esto gracias a la incorporación de cuarzo en sus mecanismos.

El cuarzo es el segundo mineral más abundante del planeta, está en la mayoría de las rocas, arenas y en un sinnúmero de aplicaciones industriales.

integra.servlets

La precisión de los relojes de cuarzo se debe a un fenómeno llamado piezoelectricidad; a grandes rasgos consiste en que la piedra es sometida a presiones físicas (el mecanismo del propio reloj) y, como resultado, genera vibraciones precisas que se convierten en electricidad.

Actualmente se elaboran cuarzos hechos a medida y en función de los relojes, sin embargo, su uso no ha cesado ni encontrado rival desde hace medio siglo, pues la eficiencia de los relojes no está subordinada a suertes mecánicas, sino a las propias leyes físicas que rigen el cosmos.

(Commenting: OFF)

Es común que, cuando investigamos sobre las piedras preciosas y semipreciosas, nos encontremos con la escala de dureza de Mohs.

Friedrich Mohs fue un geólogo alemán que clasificó distintos minerales a partir de sus propiedades físicas. También estudió química, matemáticas y física, cabe decir.

La escala es simple pero altamente efectiva. El principio básico dicta que, para situar un mineral por encima de otro en la tabla, éste debe poder rayarlo. De tal manera, la escala ascendente culmina con el diamante, que sólo puede rayarse con otro diamante.

454px-Wien_Friedrich_Mohs

Aquí la lista con algunos ejemplos:

 

1 Talco

2 Yeso                            (Ambar)

3 Calcita

4 Fluorita                      (Ónix)

5 Apatita Ortoclasa     (Lapislázuli)

6 Ortocalasa                 (Piedra de Luna)

(Jaspe, Agata)

7 Cuarzo                        (Peridoto)

(Granate, Esmeralda)

8 Topacio                     (Aguamarina)

9 Corindón                  (Rubí, Zafiro)

10 Diamante.

(Commenting: OFF)

En 1984, en Minas Gerais, Brasil, fue encontrado el topacio más grande del mundo. La piedra en bruto pesaba 37 kilos y tardaría más de dos décadas en ser tallado, debido a la complejidad del trabajo.

«El dorado», apodo que recibió debido a su color y pureza, está tasado en 31,000 quilates. Lo cual lo convierte en una joya de su tipo más valiosa del mundo.

La piedra es propiedad de Royal Collections Programme, que se dedica a la acuñación de piezas de alto valor científico y artístico.

topacio

(Commenting: OFF)

Desde China hasta Mesoamérica, fue la joya preferida de los emperadores. En algunos civilizaciones, como la maya, era más valiosa que el oro. El jade es una de las piedras más bellas del mundo, su dureza es comparable con la del acero y, a nivel místico, se le asocia con cualidades curativas, espirituales y de nobleza.

 

 

Quizá su uso más famoso está en la formidable máscara del rey maya Pakal, pues en Guatemala se encuentra su principal yacimiento en América; en el resto del mundo se encuentra casi exclusivamente en China y en Myanmar.

 

 

Se le ha llamado también “la piedra de la creación” y su eco perdura inmortalizado en la poesía de Nezahualcóyotl, pero sobre todo queda en nuestra memoria, en el color verde profundo e infinito que a veces sólo se puede imaginar.

 

(Commenting: OFF)

Se creía que curaba enfermedades, detenía las hemorragias, el asma y las quemaduras. En Grecia se pensaba que daba fuerza a los guerreros y que cambiaba de color para prevenir el envenenamiento. Incluso, en una corona europea se confundió a la más famosa de estas piedras con un diamante. Todas estas propiedades (sólo comparables con las del aguacate y la uña de gato) pertenecen a una sola piedra: el topacio.

Este mineral fue del gusto de los zares y sólo ellos podían portarlo. Se trata, sin duda, de una de las piedras más hermosas del mundo y que, contrario a la creencia popular, los hay en diversos colores.

Sus propiedades médicas, místicas y mágicas tal vez sean cuestionables, pero no su valor nominal ni la belleza inherente que lo caracteriza. Para muestra, basta un topacio:

anillo topacio

(Commenting: OFF)